Este 05 de abril se cumplen 47 años de la muerte de Rómulo Gallegos, escritor venezolano que muchos recuerdan por obras como La trepadora, Pobre negro, Canaima y, desde luego, Doña Bárbara. Aunque don Rómulo se conoce universalmente como narrador, sus inicios en el arte de la escritura están asociados con la dramaturgia.

 

A principios del siglo XX, cuando formaba parte de la revista La Alborada, escribió algunas piezas teatrales, de las cuales muchas de ellas quedaron inéditas o fueron destruidas por su propio creador, hechos de los que existe constancia gracias a su relación epistolar con algunos amigos, como Salustio González.

 

Rómulo GallegosAfortunadamente para nosotros, los herederos del legado literario de este venezolano, el tránsito de Gallegos por el teatro fue lo que lo volvió tan diestro en la elaboración de diálogos, talento que explotaría en la versión cinematográfica de Doña Bárbara en el año 1943, donde participó como co escritor del libreto, así como en las versiones adaptadas a la gran pantalla del cine mexicano de historias como La señora del frente o Canaima, entre otras.

 

De Doña Bárbara a “La Doña”

En una edición de Domingo Miliani, el crítico señala que para la última versión revisada de Doña Bárbara, su autor había desautorizado cualquier adaptación cinematográfica de la obra, no obstante, la historia que nace “De más allá del Cunaviche, de más allá del Cinaruco…” llegó a convertirse en una de las mejores cien películas del cine mexicano en el año 1943.

 

Doña Bárbara 02Se tenía previsto que la actriz Isabela Corona protagonizara la obra de Gallegos, pero cuando el autor conoció a María Félix, de sólo 29 años, en una comida que había sido organizada en el restaurant Chapultepec, quedó prendado de la actriz azteca de manera inmediata. Su belleza, su personalidad y su actitud avasallante conquistaron de inmediato al venezolano, que solicitó al cineasta Fernando de Fuentes que ella fuese su Doña Bárbara, no sin una acalorada discusión previa, pues la intérprete era considerada una novata.

 

En una entrevista al diario mexicano Proceso, la propia María Félix recuerda la anécdota, el momento en el que conoció al escritor venezolano en una comida en la que Gallegos había viajado desde Venezuela para ver al reparto de la producción cinematográfica:

 

“Yo iba a dejar a mi papá en el tren y en ese momento no tuve tiempo de ponerme nada. Como estaba tan joven y tenía la melena muy rizada, me hice un moño, un chongo. Estaba muy sencilla con una camisa, una falda, y así fui. Se me hizo un poquito tarde. La compañía donde yo trabajaba, Grovas, me había invitado a esta comida que ellos iban a dar en el restaurant Chapultepec para Rómulo Gallegos con el elenco de Doña Bárbara. Yo no tenía muchos deseos de ir porque esas cosas a mí no me gustan, pero pues fui un momento y dije, bueno, no estoy arreglada, no importa mucho porque no soy protagonista ni nada de esto y sólo es un momento para que los de la compañía no se enojen conmigo. Y entonces como no sabía para dónde ir me entré, me quedé de pie un momento viendo a las gentes a ver si alguien me conocía y me pasaba para presentarme o algo. Y cuando estaba de pie allí oí esta voz que decía: ‘¡Aquí está mi doña Bárbara!’ Era Rómulo Gallegos. Allí estaba Chabela, la protagonista elegida por Fernando de Fuentes. Ya estaba vestida, traía su sombrero ‘pelodeguama’, su sombrero venezolano, traía renque, que es el látigo, en la mano, (sic) y a mí me sentaron cerca de Rómulo y así comenzó. Yo tuve el apoyo muy fuerte de un productor que siempre me quiso mucho, que se llamaba Mauricio de la Serna, y Fernando de Fuentes estaba muy furioso porque yo le había echado abajo sus planes, su artista…”.

 

Doña Bárbara 03¡Qué tino el de Gallegos!, pues aquel personaje no sólo inmortalizaría su obra en la gran pantalla, que había sido elogiada por la crítica en su versión literaria, sino que además catapultaría la carrera como actriz de María Félix, quien luego de su interpretación como la mujer de “los rebullones del demonio”, fue conocida como “La Doña”.
Hoy recordamos al escritor y a la actriz, cuando se cumplen 47 años del fallecimiento de Rómulo Gallegos, y a sólo tres días de la fecha de muerte de María Félix, quien este año cumple catorce años desde que nos dejó, un 8 de abril del año 2002.