Influenciado por algunas estampas de caricaturistas ingleses que llegaron a sus manos, Francisco de Goya emprendió el trabajo de los Caprichos a finales del siglo XVIII, publicándolos en el año 1799, con una aceptación bastante moderada.

 

Goya grabadosGoya firmó los Caprichos con el título de Pintor, para hacer destacar su rango de artista y genio creador, ya que para aquél entonces, las estampas eran empleadas como plantilla de referencia por algunos artistas y dibujantes para su formación, y el oficio de grabador estaba fuertemente relacionado a la labor artesanal del taller, no a la categoría de trabajo artístico.

 

Antes de que Goya desarrollara los Caprichos, hizo algunas estampas tomando como referencia ciertas obras de Velázquez, entre ellas Las Meninas. Anunció a través de la prensa de la época la venta de su colección de grabados y muchos compradores se interesaron, con el deseo de tener en su biblioteca personal estas réplicas.

 

Luego, y fortaleciendo su técnica del grabado y el aguafuerte, Goya decidió desarrollar los Caprichos, en los que, como un intelectual vinculado a los ilustrados, manifestaba su desacuerdo con los fanatismos religiosos, las supersticiones, la Inquisición y los vicios propios de la sociedad de su época.

 

Pinturas negras GoyaInspirándose en dibujos preliminares y dejándose llevar por la estética grotesca que caracteriza a sus pinturas negras, Goya desarrolló escenas verdaderamente escalofriantes, con un sentido del humor muy retorcido.

 

De las trescientas series que se sacaron para la venta, Goya alcanzó a vender mucho menos de la mitad, conservando algunas de las colecciones, hasta que alcanzaron gran popularidad luego de su muerte un 16 de abril del año 1828.

 

A continuación compartimos contigo un video en el que podrás ver algunas de las estampas más misteriosas de esta valiosa colección, compuesta en total por 80 grabados.