Cuentan que fue a principios del siglo XX cuando George Méliès abrió por equivocación el camino a los efectos especiales en el cine, en concreto, a la técnica del Stop Trick. El ilusionista y cineasta francés filmaba el tráfico en París cuando el mecanismo de la cámara se atascó mientras los vehículos seguían rodando. Al cabo de unos minutos consiguió reparar el fallo y continuar grabando. Cuando proyectó la cinta se sorprendió al ver que un autobús se convertía, de repente, en un coche fúnebre.

 

Viaje a la Luna 2Esta escena de la que muchos aquellos espectadores habrían pensado que era obra de un brujo, se producía cuando un objeto que está siendo filmado se retira fuera la vista de la cámara durante una interrupción del rodaje, sin cambiar el plano de posición, antes de volver a encender la cámara. Un efecto primitivo que Méliès utilizó después, conscientemente, en algunos de sus famosos y revolucionarios filmes, tales como Viaje a la luna (1902) o El viaje imposible.

 

Pero antes de estas películas ya hubo otra que utilizaron voluntariamente los efectos especiales: Execution of Mary, Queen Of Scots (Ejecución de María, Reina de los Escoceses). Considerada la primera secuencia de efectos especiales en la historia del cine, se trataba de un cortometraje de 43 segundos que, en 1895, horrorizó a los espectadores que fueron a verla, al creerse que lo que allí se proyectaba había ocurrido de verdad.

 

Los hermanos Lumière

 

Fue rodada en los Laboratorios Edison de West Orange, en el estado de Nueva Jersey. Obviamente, en blanco y negro y sin sonido, pues ese mismo año fue en el que dio comienzo la historia del cine con los hermanos Lumière como protagonistas que, el 28 de diciembre de 1895, proyectaron públicamente por primera vez la salida de obreros de una fábrica en Lyon. El éxito fue inmediato, no solo en Francia, también en Europa y Estados Unidos, donde el protagonista de nuestro rodaje ya había grabado numerosas escenas. Una de ellas fue esta decapitación de la Reina María.

 
Execution of MAryDe una forma tosca, pero innovadora para aquel año de finales del siglo XIX, se usó una técnica parecida a la del Stop Trick, en la que la condenada era sustituida por un muñeco de apariencia muy real antes de su decapitación. Los espectadores quedaron tan asombrados con el efecto que, aun sabiendo que María I de Escocia había sido ejecutada en 1587, tras ser declarada culpable por traición al dar su autorización para asesinar a la Reina Isabel I, bastantes de ellos creyeron que la actriz que la interpretaba en la ficción había dado su vida para poder rodar la escena. María había sido decapitada como una mártir en el castillo de Fotheringhay, a los 45 años de edad, con un vestido rojo que no se percibe en la película.

 
Muchos de los efectos especiales de finales del siglo XIX y principios del XX se usaron para realizar falsas representaciones como esta de noticias famosas, ya fueran antiguas como la relatada, u otras contemporáneas como guerras, accidentes de trenes o catástrofes naturales de toda índole, casi a modo de documental. Todo ello, usando modelos a escala, miniaturas y pinturas sobre vidrio.

 

Thomas Edison

Thomas Edison no fue solo el inventor de la bombilla eléctrica o el fonógrafo, sino que, efectivamente, también fue el pionero de los efectos especiales. Patentó el Kinetógrafo en 1891, que no era otra cosa que una cámara de cine.

 

Es el último invento del célebre americano, y consiste en un aparato que, combinando el fonógrafo y la fotografía a distancia, permite oír a distancia los que dicen los interlocutores de una escena y verlos al mismo tiempo. El aparato no merece en realidad todo el entusiasmo que le dedican los americanos, porque es todavía bastante imperfecto, pero puede constituir un gran paso hacia la resolución del problema de ver a distancia, que con tanto ahinco se persigue en todas partes», podía leerse en Blanco y Negro, el 5 de julio de 1895.

 

La revista de ABC se confundía, porque el éxito fue tal, que eran muchos los curiosos que acudían para vivir aquella experiencia mágica de las imágenes animadas en salones kinetoscopicos, antecesores de las salas de cine actuales.

Dos años después fue cuando Edison construyó el primer estudio de cine cerca de su laboratorio en West Orange, Nueva Jersey. Fue allí donde desarrolló los primeros efectos especiales de la historia y donde rodó el famoso cortometraje en el que se ve a la supuesta Reina de los escoceses de rodillas y un hacha cayendo, después, sobre su cuello.

 

Más tarde, entre 1896 y 1912, Meliès rodó más de 500 películas combinando trucos escénicos con efectos visuales para producir algunas de las primeras primeras películas con efectos especiales.

 

Via: Hoy Cinema