Hace sólo unos días la casa Christie’s vendió Dos desnudos en el bosque (La tierra misma) de la reconocida Frida Kahlo por 8.500.000 dólares, convirtiéndose de ese modo en la artista latinoamericana mejor vendida, título que ostentaba hasta el momento el pintor, también mexicano, Rufino Tamayo.

 

No es la primera vez que Frida Kahlo logra acumular en torno a una obra suya una cifra tan abultada. En el año 2006 la pintora que estuvo vinculada sentimentalmente al muralista Diego Rivera, se vendió a precio de martillo por más de seis millones de dólares, en esa oportunidad la pieza subastada era Raices.

 

Virgilio Garza, director del departamento de arte latinoamericano de Christie’s, señaló que Dos desnudos en el bosque es una pieza de gran surrealismo y corresponde a una de las creaciones más personales y poéticas de la controversial artista mexicana, uno de las grandes nombres de la pintura figurativa del siglo XX.

 

La pintura, que apenas supera los 30 centímetros de ancho, fue encargada en el año 1939 por la actriz Dolores del Río, una de las primeras latinoamericanas en triunfar en la escena de Hollywood. A la muerte de la intérprete el cuadro pasó a manos de Lewis Riley, su marido, quien a su vez lo subastó a finales de la década de los ochenta, cuando fue  adquirido por la coleccionista Mary-Anne.

 
Christie’s asegura que el cuadro incrementó su valor casi 20 veces luego del precio obtenido el pasado jueves.