Bookolica - Vampirismo

En días pasados se cumplían 103 años del fallecimiento del narrador irlandés Bram Stoker, recordado en la literatura universal por su novela Drácula (1897), un texto que es considerado en la actualidad como la obra maestra del vampirismo en la literatura y ha gozado de múltiples adaptaciones al cine, siendo quizás la versión de Francis Ford Coppola, protagonizada por Gary Oldman, Anthony Hopkins, Winona Ryder y Keanu Reeves, la más afortunada de ellas.

Para el momento en el que Bram Stoker aborda la tarea de escribir su obra basada en el personaje histórico Vlad Draculea, príncipe de Valaquia, la participación de los vampiros en las letras europeas llevaba ya algunos años de trayectoria. Todo comenzó con las baladas góticas del siglo XVIII, en las que el tópico del regreso del amado de la muerte para cobrar deudas con su pareja, parecía deleitar a los lectores.

La influencia de la Danza de la Muerte medieval se hizo sentir en las creaciones poéticas y en prosa de algunos autores europeos, siendo uno de los pioneros Gottfried August Bürger con la creación de Lenore (1773). En este poema, una joven que cree haber perdido a su prometido en la Guerra de los Siete Años se lamenta, cuando una noche su amado viene por ella, con la promesa de hacerla su esposa, sin imaginar que habrá de desposarse fuera de este mundo, donde un séquito de difuntos la espera.

Johann Wolfgang Goethe también hizo un aporte al género, con la creación de La Novia de Corinto y Samuel Taylor Coleridge fue el primer autor en llevar el tema del vampirismo a las letras inglesas, con el poema inconcluso Christabel. A principios del siglo XIX fue Polidori uno de los primeros autores en adaptar el tópico a la novela, con la obra The Vampyre, seguido por Carmilla (1872) de Sheridan Le Fanu, un texto que es considerado de gran influencia para los escritores de este tema; algunos años más tarde Stoker sentaría las bases para múltiples aspectos del vampirismo.

 

Bookolica - Vampirismo

Vampirismo clínico: beber o no beber de ti

Una de las particularidades de la obra del autor irlandés es que se encuentra inspirada en un personaje histórico real, considerado por la ciencia como uno de los casos más tangibles y significativos de vampirismo clínico. El término, que también se conoce en psiquiatría con el nombre de Síndrome de Renfield (inspirado en el personaje de Bram Stoker que permanece recluido en el manicomio del Dr. John Seward), está asociado con cierta patología, como la excitación sexual asociada con la apreciación mediante la visión, el tacto o el gusto, de la sangre.

Aunque no existen pruebas de que Vlad Draculea bebiera de la sangre de sus enemigos, sí hay constancia de su crueldad, en especial porque sus medidas estaban asociadas con el método del empalamiento, un castigo atroz que lo hizo merecedor del odio y el temor de muchos. Entre los casos de vampirismo clínico que se reseñan en la historia se encuentra el de Elizabeth Bathory, conocida como La condesa sangrienta, una aristócrata de Hungría que llegó a asesinar a 650 jóvenes vírgenes para beber de su sangre y bañarse en ella, con el propósito de perpetuar su juventud.

Bela Kiss y Allan Menzies son quizás los casos más controversiales de los que se tiene noticia durante el siglo XX y XXI, respectivamente. El primero de ellos desapareció sin dejar rastro, pero en el año 1916 fueron descubiertos en su casa los cuerpos de 22 mujeres (entre ellas su esposa y su amante). Entre las características que tenían en común las víctimas es que habían sido estranguladas y desangradas.

Allan Menzies, por su parte, fue un fanático de la obra literaria de Anne Rice (considerada una de las autoras más populares del género del vampirismo en la actualidad, conocida por novelas como Entrevista con el vampiro). Luego de ver la adaptación cinematográfica de La reina de los condenados, protagonizada por Aaliyah, Allan se obsesionó con la historia y llegó a asesinar brutalmente a su mejor amigo por ello, creyéndose el elegido de la vampiresa Akasha. No mostró señas de arrepentimiento por sus actos durante el juicio y fue hallado muerto en su celda en noviembre del año 2004.

Ángela León Cervera

@aleon107