A pesar de la corta vida que las caracterizó a las tres hermanas Brontë, sus libros se mantienen vigentes.

 

Charlotte, vivió 39 años, entre 1816 y 1855, y es autora de Jane Eyre, con éxito inmediato a pesar del escándalo y la calificación de vulgar, por la forma de abordar las pasiones de sus protagonistas.

 

Emily, quien vivió sólo treinta años, entre 1818 y 1848, tuvo tiempo suficiente para publicar Cumbres Borrascosas, descalificada por la crítica. Una obra que se mantiene vigente a pesar del tiempo sucedido.

 

A su turno Anne, con sólo 29 años de vida, entre 1820 y 1849, publicó Agnes Grey, una fuerte revelación sobre una institutriz de baja moral.

 

Todas expresaron sentimientos intensos y personajes brutales, llenos de amor y odio, motivo por el cual, al principio, se mantuvieron en el anonimato.

 

Sólo el paso del tiempo permitió llegar hasta la cúspide, porque las tres obras hacen parte del patrimonio universal de la literatura, ubicándose entre las novelas más destacadas de todos los tiempos.

 

Fuente: Un minuto radio