Bookólica en Pasa La Hoja foto

Hace poco tuvimos la oportunidad de hacer algo que no habíamos hecho durante el casi año que tiene activa Bookólica, y la verdad nos encantó la experiencia.

 

“Chicas, ¿les gustaría participar en el próximo evento de Pasa La Hoja?”, nos consultó la directora de esta iniciativa literaria, María Alejandra Vera. Y, como era de esperarse, las bookoliquitas “pata-caliente” (no hay que negarlo) aceptamos sin dudarlo. Así que nos dedicamos a preparar el recital que Bookólica ofrecería el sábado 26 de septiembre como parte de las actividades que se llevarían a cabo en el Pasa La Hoja de este mes.

 

Bookólica siempre había trabajado en la promoción de la obra literaria de escritores venezolanos y foráneos que ya no estuviesen con nosotros físicamente, y cuya obra ya tuviera reconocimiento y un lugar en la literatura, por aquello de respetar los derechos de autor. Sin embargo, nos llegó el momento de difundir la obra y rendirle tributo a un escritor venezolano contemporáneo, alguien a quien pudiésemos conocer y preguntarle un poco más a fondo sobre su texto, y despejar algunas dudas con el creador del libro recién leído. Pocos logran tener ese honor. Para más fortuna, íbamos a hacer un recital con el autor del texto presente, allí enfrente de nosotras, viendo cómo este humilde grupo de personas interpreta sus letras, con todo el respeto que merecen.

 

El escritor en cuestión era Samuel González-Seijas, el invitado especial de este Pasa La Hoja por su participación como editor del texto Un país a la semana, de Alberto Barrera Tyzska. No sabemos quién estaba más nervioso, si él por tratarse de un recital de su propia obra o nosotras por el compromiso con el escritor. Lo cierto es que nos atrevimos a ofrecerle un recital de su primer libro, el poemario titulado Espesa Marea, que nos hizo navegar por las experiencias del autor y sus versos sobre el mar.

 

Con la soltura y los análisis de María Karina De Gouveia, y el encanto de Raquel De Freitas, participantes de Bookólica en este recital, poco a poco el escritor venezolano se mostró complacido por lo que oía y veía. Nosotras, Ángela León Cervera y Verónica Pedraza Díaz, conmovidas por lo que estaba sucediendo cual madres de un pequeño talentoso, respiramos aliviadas y nos llenamos de orgullo por el hermoso trabajo que habíamos logrado en equipo. Quedamos complacidas con la experiencia y, sobre todo, con el acompañamiento y el apoyo de los asistentes a esta edición de Pasa La Hoja, quienes quedaron fascinados con el evento y nos brindaron todo su cariño durante el recital.

 

¡Gracias!