El Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan ha generado un centenar de críticas y halagos. El cantante de origen norteamericano no se había pronunciado desde que el 13 de octubre la noticia estalló en los medios y redes sociales. La Academia Sueca aseguró que el silencio de Bob Dylan ante el Nobel es “descortés y arrogante” y, por primera vez, y al medio The Telegraph, el reciente galardonado habló: “Iré a la ceremonia del Premio Nobel… si puedo”.

 

Edna Gundersen, periodista de The Telegraph tuvo oportunidad de entrevistar al cantante de 75 años. La enviada dijo que Dylan suena muy contento y satisfecho de haber recibido el premio y que el músico sostuvo: “Es difícil de creer” y agrega: “Es sorprendente, increíble. ¿Quién sueña con algo así?”.

 

Dylan nunca ha sido una de las personas que explica el sentido de sus canciones y asegura a Gundersen: “Dejaré que otras personas decidan qué es lo que son”. “Los académicos deben saberlo. Yo no estoy calificado y no tengo una opinión”, añadió el premiado.

 

En la pregunta sobre si algunas letras de canciones pueden ser consideradas poesías, Dylan ha cambiado su opinión a lo largo del tiempo. El músico es capaz de decir que sí en una entrevista y en la siguiente le afirma a un periodista que no es de tal manera.

 

Como pintor, escritor, productor de películas, actor y disc-jockey, Dylan no ve limitaciones a las expresiones artísticas pero si reconoce sus propias limitaciones.

 

“Hay un montón de cosas que me gustaría hacer”, asegura el cantante. “Me gustaría poder conducir autos de carreras en la pista de Indianápolis. Me gustaría patear un gol en la Liga de Fútbol Americano. Me gustaría ser capaz de golpear una pelota de béisbol de cien millas por hora. Pero uno tiene que conocer su lugar. Hay algunas cosas que pueden estar más allá de tus propios talentos”, determina Dylan a The Telegraph.

 

“Todo lo que vale la pena toma tiempo. Tienes que escribir cien malas canciones antes de escribir una buena. Y se tiene que sacrificar muchas cosas que quizás no estás preparado para sacrificar. Te guste o no, estás solo en este mundo y tienes que seguir tu propia estrella”, cerró Dylan.

 

Fuente: La Nación