Un cielo, en cuyas nubes, reclinasen risueños sus rostros angelitos de todas las razas; esta era la quimera de Andrés Eloy Blanco.

 

Angelitos Negros”, fue considerado por muchos hispanoamericanos un himno en contra de la discriminación racial y le valió a su autor el título de “El poeta del pueblo”. El poema de Andrés Eloy Blanco  fue publicado en vida del autor, además de ser incluido en una recopilación póstuma publicada en el año 1959, y que llevó por título La Juanbimbada, volumen que recoge poesías dispersas de distintas épocas de la vida del cumanés.

 

El poema cobró popularidad en América Latina gracias a un bolero cuya música pertenece al actor y compositor mexicano Manuel Álvarez Maciste, interpretado inicialmente por el actor y cantante mexicano Pedro Infante y luego por Antonio Machín. El tema llegó con éxito a España, además de recorrer hispanoamérica, donde se hizo muy conocido.

 

En su adaptación al ritmo de bolero, se redujo la extensión de la poesía quitándole el diálogo inicial, para hacerla más apropiada a la longitud de la obra musical. Aunque mucha gente recuerda la canción en todo el mundo, muy pocos saben que está basada en un poema de Andrés Eloy Blanco.

 

Los “Angelitos Negros” llegan al cine

 

Pedro Infante también protagonizó una producción cinematográfica titulada Angelitos Negros, que claramente tiene como fuente de inspiración los versos del autor cumanés. La cinta se estrenó en el año 1948 con la participación de las actrices Emilia Guiú y Rita Montaner en los papeles principales. Joselito Rodríguez fue el director de este largometraje inscrito en el cine de oro mexicano, que posteriormente volvería a la gran pantalla y a la televisión en el año 1970.

 

Celia Cruz, la guarachera de América, fue la protagonista de la telenovela El alma no tiene color, producción del año 1997 emitida por Televisa que consistió en un remake de la primera versión de Angelitos Negros para la pantalla chica.

 

Uno de los venezolanos más queridos

 

Andrés Eloy Blanco, gran intelectual venezolano, colaboró en los periódicos caraqueños El Morrocoy Azul y El Nacional. Además de su obra poética, fue autor de algunas piezas teatrales,  cuentos y novelas,  como  “La Aeroplana Clueca”, “Malvina Recobarda”, El amor no fue a los toros, entre otras creaciones literarias. Andrés Eloy Blanco concibió al personaje humorístico Juan Bimba y desarrolló múltiples ensayos de gran lucidez en los que aborda diversos temas, entre ellos la política.

 

El autor de los poemas “Las uvas del tiempo” y “Renuncia” ganó una gran popularidad en Venezuela, por su noble condición humana, su caballerosidad, su adhesión a la causa de la libertad y de la democracia la cual le costó cárceles, confinamientos y exilios; su humor, su ingenio chispeante, su sensibilidad por lo popular, su elocuencia, sus versos de inspiración tradicional, abiertos al entendimiento de las mayorías, hicieron de él un símbolo en el país, que a 22 años de su muerte, aún sigue latente en casa uno de sus versos.

 
Fuente: Noticias 24